La clave del rendimiento académico no recae en lo que comemos, pero una alimentación adecuada ayuda. Para conseguirlo se recomienda lo siguiente:

– Comienza con un desayuno nutritivo y balanceado para tener la energía que necesitas para enfrentar el día.  Te ayudará en la concentración, el rendimiento y la memoria.

– El almuerzo y la cena no los pases por alto o despaches con alimentos conocidos como comidas rápidas Imagen- Alimentación(pizzas, hamburguesas o papas fritas) que tienen alto contenido calórico y pocos nutrientes. Un día que otro puedes satisfacer el antojo, pero no lo tomes de costumbre para evitar complicaciones en tu salud.

– Evita el consumo excesivo de café, bebidas con cafeína o energizantes.  Tu primera opción agua y, ocasionalmente, jugos 100% natural. En la búsqueda de mantenerte despierto lo que provocarás es afectar tu salud porque éstas afectan el sistema nervioso y dificultan el descanso.

– Se recomienda que distribuyas la ingesta de alimentos en 5 ó 6  veces al día distribuidas en comidas pequeñas y meriendas para adquirir la energía que necesitas para las horas de estudio.  Esto ayudará a evitar la sensación de hambre o vacío que distrae la atención y no permite concentrarte. Estas pequeñas comidas no son dulces, galletas, frituras u otras golosinas. Come frutas frescas o secas, yogurt, entre otras.

Para mantener un estilo de vida saludable es esencial llevar una sana alimentación. Al convertirte en estudiante puede parecer que el tiempo no te da, pero no puedes olvidar que la comida es una de las fuentes principales de energía para el cuerpo. Si la tienes, ten por seguro que tu desempeño físico y emocional será mejor. Accede aquí para conocer en qué puede consistir tu plan de comidas.

Se recomienda que, dentro de la planificación para estudiar, incluyas los momentos de alimentarte.  Para esto se recomienda que prepares un plan de alimentación en el que identifiques: el presupuesto disponible, lugares para adquirir los alimentos (buenos y baratos), dispongas de los utensilios necesarios  y adecuados para su almacenamiento y cocción e identifiques opciones alternas de donde poder comprar alimentos nutritivos, buenos y accesibles a tu presupuesto si no dispones del tiempo para cocinar.

No hay excusas…  Hay alternativas para alimentarse bien.  Ejemplos que puedes considerar:

  • Acordar con amigos compartir la tarea de la cocina teniendo clara la responsabilidad de cada cual y asumir para que funcione.
  • Si vives hospedado, y tienes la posibilidad de viajar frecuentemente a tu casa, puedes pedirles que te envasen y congelen algunos alimentos para que lleves y consumas en próximos días.
  • En algunos lugares se ofrecen servicios de comedores comunitarios o alimentos hechos que son gratuitos o a bajo costo que puedes considerar.
0 Comentarios

Contesta

Portal administrado y diseñado por el Centro de Asistencia Educativa

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account